Inteligencia artificial: un manifiesto descolonial


Inteligencia artificial: un manifiesto descolonial


Este manifiesto es una provocación, una pregunta, una apertura, una danza acerca de un futuro descolonial de los sistemas de inteligencia artificial (IA). Es un manifiesto que apunta a la pluriversalidad, ya que refleja una visión entre muchas. Esperamos invitar al intercambio, a la conversación y a promover declaraciones de las personas afectadas por las tecnologías de IA.

Comenzamos con el reto que supone el lenguaje que utilizamos para hablar de IA: un lenguaje que se encuentra dominado, al igual que gran parte de la tecnología, por las voces de hombres blancos privilegiados de occidente. Intentamos desvelar, cuestionar, poner en tela de juicio y reinventar los supuestos que subyacen a este lenguaje, incluso cuando lo utilizamos.

"Artificial" e "inteligencia" son términos con algunas connotaciones. Sus definiciones están sujetas a prejuicios culturales. La IA es una tecnología, una ciencia, un negocio, un sistema de conocimiento, un conjunto de narrativas, de relaciones, un imaginario. En cada una de sus facetas, nuestro esfuerzo consiste en desmantelar el epistemicidio colonial de las formas de ser y conocer no occidentales. La palabra "descolonialidad" también resuena de forma diferente en las distintas comunidades, incluso entre los pueblos originarios y aquellos para los que el colonialismo no es un hecho de la historia sino una realidad presente. Algunas personas rechazan el término descolonial en este contexto. Reconocemos tanto su uso como su rechazo.

No buscamos el consenso: valoramos la diferencia humana. Rechazamos la idea de que un único marco epistémico y un modelo de mundo pueda regir universalmente. Rechazamos el lenguaje normativo occidental de la IA "ética" y las sugerencias de "inclusividad" que no desestabilizan los actuales patrones de dominación y asimetrías de poder. Rechazamos el simulacro ético de a través de principios que pretenden retocar, reforzar y blanquear el estatus quo, limitándose a amortiguar sus efectos devastadores. Rechazamos aquellas iniciativas que no reconocen cómo lo social y lo técnico están entrelazados, y que las tecnologías tienen impactos tanto inmateriales como materiales sobre cuerpos racializados, etnizados, en particular de mujeres, de territorios específicos. La descolonialidad rechaza el divorcio entre lo material y lo inmaterial, entre el sentir y el ser, el saber, el hacer y el vivir.

Las nociones de gobernanza decolonial surgirán de la comunidad y en cada contexto situado, cuestionando lo que actualmente son las narrativas hegemónicas. La decolonialidad no significa únicamente diversidad e inclusión. Para eliminar los ecos de la colonialidad en la IA será necesario reparar la injusticia y el presente y pasado despojo material y epistémico. Estas reinvenciones de la gobernanza de la IA reconocerán la sabiduría proveniente de la experiencia vivida y promoverán condiciones para hacer posible que quienes han sido históricamente marginalizados tengan la oportunidad de decidir y construir sus propios futuros sociotécnicos dignos. A diferencia de las estructuras de gobernanza centradas en Occidente, la gobernanza descolonial reconocerá cómo nuestros destinos están entrelazados. Nos debemos mutuamente nuestro futuro.

Nuestra humanidad es relacional, se define por cómo nos vinculamos unas personas con otras y con los demás seres. La tecnología tiene un lugar importante en esas relaciones. La creación -el arte, la narrativa- y la experiencia sensible, son algunos de los caminos que debemos explorar para potenciar la imaginación decolonial. Buscamos centrarnos en las prácticas de ingeniería, diseño, producción de conocimiento y resolución de conflictos de diversas culturas, basadas en sus propios sistemas de valores.

Nuestra urgencia surge del riesgo de utilizar la IA como sistema de conocimiento para crear "verdades algorítmicas" irrefutables que refuercen la dominación. Al hacerlo, se niegan y borran otros sistemas de producción de conocimiento y otras visiones, así como la agencia, la autonomía y las resistencias de otros pueblos. De este modo, la colonialidad de la IA va más allá del colonialismo de los datos: la IA está basada también en el extractivismo del territorio y además tiene la capacidad de modelar la realidad. Diseñados en una sociedad desigual, estos sistemas pueden emplearse para reproducir desigualdades. Construidos con un énfasis en la eficiencia más que en la dignidad, pueden causar un daño irreparable. Al insistir en una IA descolonial, defendemos el derecho de las comunidades históricamente marginalizadas a modelar la realidad en sus propios términos.

Nuestros métodos evolucionarán, sensibles a las necesidades y oportunidades, pero nuestro objetivo es crear y mantener un foro resonante para el aprendizaje y el intercambio desde y entre las voces silenciadas por las estructuras coloniales y la colonialidad vigentes a través de los sistemas sociotécnicos.

FILED: DECOLOIALITY, ETHICS, ARTS, TECHNOLOGY, CULTURE, LIT, ARTIFICIAL INTELLIGENCE.